Excusas del Macfanático

Como el nuevo tirano jefe, Pablo N, ha tenido el tino de llamarme, soy algo así como un Macfanático. Y en los últimos días se notó dentro de GNU/Linux Atelier que el fanatismo se me escapó un poco de las manos, hablando de Mac más de lo políticamente correcto en un blog abocado básicamente al software libre y a las innegables y siempre nuevas ventajas de Linux. 

en proceso de creacionAsí que entiendiendo mi desventaja y, además, no queriendo herir susceptibilidades de los linuxeros acérrimos que visitan este blog, he decido emigrar con mi fanatismo hacia otros puertos, donde haya maqueros dispuestos a buscar y aprender a usar sus flamantes nuevas máquinas. Me dedicaré a enseñarles los secretos de Mac OS X con un lenguaje claro y conciso, con imágenes y todo de lo que pueda valerme para que ser switcher no les signifique un trauma. Tal como este blog lo hace con los nuevos linuxeros.

Me gustaría agradecer el espacio que se me dio en GNU/Linux Atelier para opinar de algunos hechos tecnológicos de relevancia, e intentaré hacer sombra del inmenso proyecto erigido por mi camarada PaBLoX (secundado por mi compañero Pablo N) teniéndolos de ejemplo y referente para aprender y crecer a punta de buenas entradas y atinados temas propuestos a mis lectores. La experiencia que adquirí en este blog es impagable.

Pero no me iré de este lugar, aunque sí prometo no ser tan ultra con el tema de Mac. Quizá se me escapen algunas entradas con sabor a manzana, pero serán las menos. Hay muchos más acontecimientos del mundo de la tecnología por comentar, y andaré a la caza de ellos para conversarlos con ustedes, estimados lectores.

Gracias por la paciencia de leerme, y por regalarme la motivación de crear un nuevo proyecto. Cuando nazca oficialmente, prometo contarles para que pasen y vean como está quedando.

Hasta pronto !

El nacimiento de un switcher

Sabido es desde hace tiempo por The Chief PaBLoX y Pablo N que mi adoración por Apple sobrepasa bastante los límites de la cordura. Y eso que hasta septiembre de 2008 lo único Apple que había tenido era un iPod Shuffle de 1ra generación. Será por la fama de calidad y estilo que tienen, será por lo indudablemente bonitos que son, será por la sabida facilidad de uso de su sistema operativo; me daban lo mismo las razones: Apple y yo estábamos hechos el uno para el otro. Sin haber usado jamás Mac OS X yo ya lo sabía. Y este 17 de diciembre recién pasado pude poner a prueba ese presentimiento.

Mis padres hicieron el esfuerzo por dar en el gusto a su taimado primogénito y me compraron un MacBook blanco, modelo early 2008, que carga dentro de sí un procesador Intel Core 2 Duo de 2.1 GHz, 1 GB de RAM a 667 MHz DDR2, 120 GB de disco duro SATA marca Fujitsu, pantalla mate de 13.1″, soporte AirPort, salida de vídeo mini Display Port, vídeo integrado de Intel y audio integrado. Lo que siempre quise era por fin mío. Llegué ese día 17 de diciembre a casa con la preciosa caja del MacBook, ya desesperado por abrirlo. Le eché una ojeada al manual antes de prenderlo, y la primera frase que veo es ‘este Mac y tú están hechos el uno para el otro’. ¿No lo decía yo?

 

D

Mi precioso MacBook blanco… no pregunten acerca de la ropa xD

 

¿Parezco niño chico con juguete nuevo? Pues sigue leyendo…