Linux para chicas

Me llama la atención que en los últimos días varios amigos me hayan preguntado por qué estoy ocupando Ubuntu. Al parecer, a la gente le parece un tanto extraño ésto, y no porque mi perfil sea de “no-geek”, si no por el simple hecho de que soy mujer, siendo en su mayoría los que piensan que si eres chica, esto NO te debe de gustar.

Les cuento que mi tema con Linux viene desde hace 10 años atrás, cuando un amigo canadiense, maestro en Debian, me enseñó que no sólo de Windows vive el hombre, y me instaló Linux a punta de consola en mi computador. En ese entonces yo veía todo este tema como un desafío y como una nueva forma de descubrir mis capacidades y encontrar más conocimientos sobre plataformas, aplicaciones y computación en general. Evidentemente, los fines del por qué ocupaba Linux en un principio eran un tanto ambiguos; siendo mi máximo logro en ese entonces: “las mil y una formas de como desconectarle el módem a todos aquellas personas que por “ignorancia” ocupaban Windows dentro del chat de IRC”.

Lamentablemente, con el tiempo me empecé a dar cuenta que pese a mis ganas imparables de seguir en ésto, existían ciertos intereses que no estaban siendo satisfechos con esta plataforma, y mi amor por el diseño, y la escasez de aplicaciones propias para Linux en este tema, me llevaron a sucumbir en las manos de Adobe, y volver a Windows con un nudo en la garganta.

Pero los tiempos cambian, y mis ganas locas de no quedarme fuera de ésto hicieron que hoy en día esté descubriendo un Linux, que más allá de ser una plataforma de software libre, con todo lo que ello implica, es nuevamente un desafío para mi y para todas esas chicas curiosas como yo que piensan que el conocimiento tecnológico es parte de la evolución de los géneros.

Estoy gratamente sorprendida de lo amigable que es Ubuntu (Karmic Koala)  en comparación con ese Linux de hace 10 años atrás, y de lo bien que una mujer se puede sentir dentro de este mundo, en donde hoy encuentras una gamma inmensa de aplicaciones dedicadas exclusivamente para nosotras y creadas por mujeres; pero estoy aún más sorprendida que todas esas carencias del pasado que veía en temas propios como el diseño, se estén satisfaciendo a medida que voy re-descubriendo este mundo.

Me he encargado de leer varios los artículos de http://www.chicaslinux.org/, donde la visión de cada tema tiene ese enfoque un tanto rosado propio de nosotras. Es un blog bastante completo y entretenido, que me ayudó a entender que la respuesta a la pregunta al por qué las mujeres también amamos Linux es más simple que todo lo que anteriormente escribí: PORQUE SÍ.

Anuncios