Acabo de salvar mi vida con git… Parte 3/5

(…viene de la segunda y primera parte)

Creando nuestro primer proyecto

Primero, tenemos que inicializar el proyecto en alguna parte. Digamos que en /home/david/docs/.

git init
git add .
git commit

Es decir, iniciamos el repositorio, agregamos todos los archivos que ya existen (si no hay ninguno, no importa), y creamos la primera copia. Ya tenemos una copia de nuestro proyecto con git. Ahora, cambiamos un par de archivos (eso me significa abrir OpenOffice.org y hacer un par de cambios en los HTML del proyecto, pero si es código basta con vim, emacs o lo que usen).

Sigue leyendo

Anuncios

Acabo de salvar mi vida con git… Parte 2/5

Viene de la primera parte.

Ahora sí, ¡comenzamos!

El dueño de la empresa quería tener acceso a los documentos que yo escribía, para revisarlos de vez en cuando. Ese de vez en cuando para cualquiera se traduciría en “casi nunca”. Para él, es un “mañana, tarde y noche”.

Lo que hice fue tomar uno de los diez ordenadores, ponerlo como firewall con una regla que conecta directamente el puerto de git (lo tengo funcionando como daemon) a mi servidor de documentación. Mi jefe usa un MacOS X y tiene git instalado (a veces descarga cosas desde github), por lo que lo único que debe hacer es:

git clone git@myserver.org

La configuración de git es un poco más compleja, dependiendo de la recepción de este artículo puedo compartirla, pero por lo pronto creo que es necesario aprender a usarlo nada más.

Ahora, cada vez que quiere leer lo nuevo, sólo debe entrar en el directorio donde tiene la documentación:

git pull

Pero yo que soy el que está documentando, tengo mucho trabajo.

De partida, git es distribuido; cada copia del directorio de proyecto tiene su propio repositorio (en un subdirectorio llamado .git), por lo que uno puede tener copias locales y remotas. También hay “repositorios desnudos” o “bare repositories” que no están adjuntos a una copia. Esto es lo primero que hice cuando decidí cómo hacerlo. Como tiene su propio repositorio, la división entre el tronco (trunk) y las ramas (branches) y hojas del repositorio están incluídas lógicamente, no como en Subversion en el que uno tiene que crear los subdirectorios trunk/, branches/ y tags/.

Configurando nuestro entorno

Bueno, no siempre documento yo. A veces hay cosas que documentan mis compañeros que están en el desarrollo y ellos también deben tener su copia de git. Pero, ¿cómo saber quién escribió qué? No, no es difícil. Con git hasta por e-mail podemos enviar cambios. Configuremos entonces nuestro nombre y nuestro e-mail.

git config --global user.name "Arie Deckelmann"
git config --global user.email "arie.deckelmann@gmail.com"

(Arie Deckelmann es uno de mis colaboradores, es una de las personas más inteligentes que conozco y fue el que me enseñó la gran mayoría de los trucos de git que ahora sé. Podría haberlos aprendido yo mismo, pero a veces simplemente no me da la cabeza para tanto).

También podemos mostrar colorcitos:

git config --global color diff auto
git config --global color status auto
git config --global color branch auto

Y con eso tenemos salidas de color. Quizás algún diseñador gráfico podría darnos una mano con ello, pero bueno…

Continúa en la tercera parte.

Foto:

Acabo de salvar mi vida con git… Parte 1/5

Domingo en la noche. Desde que estoy en Londres, trabajando con un par de desarrolladores geniales que me consumen la totalidad del tiempo (sí, también son buenos para beber), no he parado de darle al trabajo. Estamos documentando una plataforma complicada.

Trabajo como consultor en una empresa distribuidora de alimentos, en la que obviamente no tienen la menor idea sobre computadoras. La empresa se vendió a otra en que el dueño sabe mucho sobre sistemas no documentados (fracasó en un desarrollo, que tuve que salvarlo yo en 2006), y evaluó lo que existía en términos de… ¿infraestructura?

Toda la información de importación, exportación, compras, ventas y otros se ingresa a sistemas en RMCOBOL 85, que se comunican a través de Perl CGI con el exterior. La cosa funciona, pero los que conocen todo el sistema son unos señores de unos 40 años de edad, tan valiosos que si llegasen a tener una mejor oferta en el exterior echan por la borda todo.

Sigue leyendo